«Orar siempre sin desanimarse como bautizados y enviados» (Domingo XXIX del Tiempo Ordinario)

La invitación hoy del Señor es recordar la importancia de la oración, una oración que tiene una serie de características, como nos muestra Jesús en la parábola del evangelio. Una oración que nos envía a la misión en este día del DOMUND: “bautizados y enviados” No se trata de orar algunas veces, cuando tengo ganas o hay una necesidad. Jesús nos dice que se necesita orar siempre.

La oración nos ayuda a conservar la fe en Dios y a confiar en Él incluso cuando no comprendemos su voluntad. No debemos desistir de la oración aunque no sea correspondida. ¡Es la oración la que conserva la fe, sin ella la fe vacila!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *