¡Gracias, Señor! (XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C)

Un cristiano que no sabe dar gracias se ha olvidado del lenguaje de Dios, por eso hoy la palabra es: ¡GRACIAS, SEÑOR! La vida cristiana es, ante todo, la respuesta agradecida a un Padre generoso. Si seguimos solamente normas/deberes, nos falta esa experiencia agradecida. Porque el fundamento, la base de la tarea no es la fuerza de voluntad, sino en dejarse amar. Y de ahí nace un corazón agradecido y este regalo se lleva a los demás.

¡Solo la humildad nos ayuda a descubrir lo importante que es saber agradecer, saber alabar por todo lo que el Señor hace en nuestro favor! Preguntémonos: ¿Somos capaces de saber decir gracias? ¿Cuántas veces nos decimos gracias en familia, en la comunidad, en la Iglesia? ¿Cuántas veces damos gracias a quien nos ayuda, a quien está cerca de nosotros, a quien nos acompaña en la vida? Con frecuencia damos todo por descontado. Que nuestra vida sea una acción de gracias continua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *