«Te basta mi gracia; la fuerza se realiza en la debilidad» XIV Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo B, 2024)

La importancia de ponerse en manos del Señor, de reconocer nuestra debilidad para así dejar que se realice la fortaleza de Dios en nuestra vida. Porque tenemos que sacar toda soberbia de nuestros corazones, para que no nos pase lo mismo que a los vecinos del Señor. La gente de Nazaret primero escucha y se queda asombrada; luego se pregunta perpleja: «¿De dónde le viene esto?», ¿esta sabiduría?

Nos puede pasar a nosotros que conocemos a Jesús, pero no lo reconocemos. Hay diferencia entre conocer y reconocer. Conozco su vida, su mensaje, su Buena Noticia, pero el reto está en reconocerlo en nuestra vida, en los acontecimientos, en el hermano que camina junto a mí. Y para ello hemos de superar toda clase de perjuicio, de esquema cerrado. Esforzarnos en abrir el corazón y la mente.

Señor, danos la fuerza de hacernos pequeños, quitando prejuicios para que, reconociéndote en nuestra vida, te acojamos en nuestra vida y te llevemos a los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.