«No temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo» (IV Domingo de Adviento)

Es el mensaje del ángel a José, en aquel sueño, cuando el miedo, el temor, la duda se instala en su corazón. Hoy se nos invita a pedirle a Dios el don de la acogida, al Dios-con-nosotros. Esa fe que acoge la voluntad de Dios, aunque en un primer momento le cueste entenderla, es capaz de confiar, de abandonarse en Él. Acoger a Dios en nuestra vida y en nuestro corazón: dejarle entrar en todos los rincones de nuestra vida, en todo nuestro existir. Acogerlo para que seamos nosotros esa vasija de Dios. Y eso nos ayudará a:

  • Acoger la realidad de nuestra vida; con una mirada contemplativa, es sabernos testigos de la acción de Dios en ella. A
  • Acoger a los hermanos;  la acogida se convierte en hospitalidad, en cercanía, en amistad y en encuentro, y nos invita a vivir y practicar la fraternidad.
  • Acogernos a nosotros mismos; es sabernos en las manos del alfarero que hace y rehace la misma vasija, porque llevamos un tesoro en nuestras pobres vasijas de barro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.