«Como elegidos de Dios, santos y amados, revestíos de compasión entrañable» (Domingo Sagrada Familia)

Jesús nace como todos, y como todos lo hace en una familia y en un pueblo. En familia crece y se robustece, y en familia se llena de sabiduría y de la gracia de Dios. Nos enseña a descubrir con MAría y José la verdadera vestidura de la familia: EL AMOR DE DIOS.

Ninguna familia es perfecta, de portada de revista, pero la familia a pesar de sus imperfecciones es el principal lugar donde se nos enseña a peregrinar en la vida, hoy ese exilio forzoso a Egipto. Momento duro, muy difícil, de noche es la salida, acaba de ser Madre, pero tocaba partir, ellos no lo esperaban, pero hay situaciones que no dependen de nosotros y es ahí donde descubrimos lo importante que es para nuestras familias el caminar juntos para alcanzar una misma meta, aunque no sea en el mejor momento o lo que más nos apetece o deseemos. Pero sabemos que si ese caminar lo hacemos en común, a pesar de las dificultades que nos encontremos, de los momentos también de alegría y de consuelo, habrá merecido la pena, aunque el resultado no siempre sea el esperado, podremos decir estuvimos caminando juntos hasta el último día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.