«Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; sólo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada» (XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO)

Hoy estamos con la familia de Betania. Marta, María y Lázaro. Y se provoca una pequeña crisis familiar, como en la de todos los hogares. El riesgo de ver esta realidad es presentar como dos opciones de vida distintas la de Marta y María.

Hay que ir hacia el equilibrio, que se consigue desde un encuentro personal con el Señor, que me lleva a amar. Hay que encontrar momentos para ponernos a los pies del Señor para llenarnos de Él y que nuestro servicio sea más auténtico. Y no enervarnos cuando no nos siguen en ese servicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.