«Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; sólo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada» (XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO)

Hoy estamos con la familia de Betania. Marta, María y Lázaro. Y se provoca una pequeña crisis familiar, como en la de todos los hogares. El riesgo de ver esta realidad es presentar como dos opciones de vida distintas la de Marta y María.

Hay que ir hacia el equilibrio, que se consigue desde un encuentro personal con el Señor, que me lleva a amar. Hay que encontrar momentos para ponernos a los pies del Señor para llenarnos de Él y que nuestro servicio sea más auténtico. Y no enervarnos cuando no nos siguen en ese servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *