«El que practicó la misericordia con él». Jesús le dijo: «Anda y haz tú lo mismo». (XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO)

Nace esta parábola de una pregunta: ¿Qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?: no podemos hacer nada para merecer una herencia la recibimos por ser familia de Dios, aunque la podemos perder. Y Jesús le remite al mandamiento del amor, donde Dios viene a mí en el prójimo. ¿Quién es mi prójimo?

Jesús no hace distinción entre prójimo y no prójimo. La humanidad no está dividida así. Para que tú sepas quién es tu prójimo, depende de que veas, te mueva la compasión y te acerques. Depende de ti y no del otro que lo reconozcas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.