«Ánimo, levántate, que te llama» Domingo XXX del Tiempo Ordinario (Ciclo B)

Celebramos el día del Domund, acompañando al Señor que cura la ceguera de Bartimeo. Donde le dicen: «Ánimo, levántate, que te llama». Esta frase también la escuchamos nosotros. Una llamada que nace de una oración constante y perseverante. Porque a pesar de estar al borde del camino de no poder ver físicamente, el corazón desea ver. Y pide con insistencia.

Dios se para y le llama. Y soltando el manto, que era todo lo que tenía, dio un salto y se acercó a Jesús. Para dar ese salto es necesario soltar el manto. Porque para empezar a ver hay que ponerse en el camino de Dios, y dejar de lado todo aquello que no nos permite volver a ese camino (egoísmos, envidias, iras, enfados, …).

Y en ese momento, junto a Dios expresa su deseo: «Maestro, que pueda ver.» Jesús le dijo: «Anda, tu fe te ha curado.» Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino a Jerusalén. Hoy el Señor nos hace la misma pregunta: ¿qué arde, qué hay en tu corazón?, ¿estás dispuesto a vivir este precioso camino de amor y de paz a Jerusalén?

No dejemos que nuestras cegueras sean las que primen. Las que impidan a otros ver, cuando mandaban callar a Bartimeo, sino que con un corazón curado por Dios, contemos lo que hemos visto y oído. Porque fue lo que hizo después Bartimeo, y es lo que en este día del Domund estamos llamados a hacer. Que con ánimo, soltemos los mantos, para incorporarnos al camino a Jerusalén, contando la alegría del amor de Dios a todos los que nos rodean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.