«Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas» (IV Domingo de Pascua, Ciclo B)

Yo soy el buen Pastor, que da la vida por nosotros. Y no tiene miedo al compromiso, y nos pone el ejemplo del asalariado, que son los que aman el beneficio más que el oficio, y sólo piensan en términos de lo que pueden lograr, por eso, cuando llega el peligro, huyen y dejan el rebaño desprotegido. Hay que pedirle al Señor en este domingo que nos de el don de no tener miedo a comprometernos por Él y el Evangelio.

Y eso significa no tener miedo, tampoco al lobo que ataca las ovejas, porque su táctica es la refugiarnos en nuestras comodidades, nuestras mediocridades, porqueno se pueden cambiar las cosas,… Y eso nos desanima y nos desalienta.

Y como podemos descubrir a Cristo como Buen Pastor y no tener miedo a darnos: «Escuchando su voz» Discernir su voz en medio de tanto ruido y tantas propuestas de felicidad, en medio de tantos encantadores que esclavizan, buscar lo que Dios quiere, buscar su voluntad, buscar agradarle, vivir a la escucha, acogiendo su Palabra, dejarnos interrogar por ella, acomodando nuestra vida a los planes de Dios, conforme a su querer, descubrir lo que Dios quiere. ASí seremos un sólo rebaño con un solo Pastor, Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.