«Vosotros sois testigos de esto» (III Domingo de Pascua, Ciclo B)

Llamados a ser testigos del Resucitado, y eso como se hace. Hay tres verbos que identifican al testigo:

Ver; Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Es ver a Dios en nuestra vida. No se trata de una experiencia ilusoria o delirante. Uno ve en la oración, en ese encuentro personal y cotidiano con el Señor. Danos el don de aprender a verte, en los acontecimientos de nuestra vida.

Recordar; Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Aprender a saborear, rumiar en nuestra vida la Palabra de Dios. A veces, nos quedamos en recuerdos negativos, estamos llamado a recordar todo lo que Dios poco a poco va obrando en nuestra vida. Porque será como ese sustrato que va fundamentando nuestra vida.

Contar; Vosotros sois testigos de esto. El ver y el recordar, nos lleva al contar. Estamos llamados a ser testigos del Resucitado. No de manera fría y distante sino como uno que se ha dejado cuestionar y desde aquel día ha cambiado de vida. Donde la fe “no es una teoría, no es una ideología o un complejo sistema de preceptos y prohibiciones o un moralismo, sino que es un mensaje de salvación, un acontecimiento concreto, es más, una Persona: es Cristo resucitado, viviente y único Salvador de todos. Y su testimonio es mucho más creíble cuando más transparenta un modo de vivir evangélico, gozoso, valiente, humilde, pacífico, misericordioso.”

El Señor nos llama a ser testigos, descubramos a Dios en nuestra vida, para que con un corazón agradecido hagamos memoria y así saboreando la presencia de Dios en nuestra vida, seamos capaz de contar a los demás, el gozo de ser cristiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.