«Si me amáis, guardaréis mis mandamientos» (VI DOMINGO DE PASCUA)

El tiempo de Pascua se acerca a su final y las lecturas ya aluden a la acción del Espíritu Santo. Jesús nos va preparando para el momento de la partida y que tenemos que aprender a descubrirlo presente en el caminar de nuestra vida, que sigue a nuestro lado, cercano y caminando con nosotros. Esta experiencia nace del encuentro con Dios.

Y descubrimos que Dios no nos ama porque en nosotros hay motivos para ser amados. Dios nos ama porque El mismo es amor, y el amor por su propia naturaleza tiende a difundirse, a darse. Dios no vincula su bondad a nuestra conversión: aunque ésta sea una consecuencia del Amor de Dios.

Esta experiencia del amor nos lleva a descubrir que el amor llama al amor, de un modo mucho más fuerte de cuanto el odio llama a la muerte. Hagamos de este tiempo, con la ayuda del Espíritu Santo, un tiempo donde dejamos los miedos de lado y nos ponemos a experimentar y compartir el amor de Dios con todos los que nos rodean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.