«Salió el sembrador a sembrar» XV Domingo del Tiempo Ordinario

Empezamos una serie de domingos con parábolas. Y arranca con la parábola del sembrador. Donde Jesús se nos presenta como el sembrador que no se impone, sino que propone: echa la semilla, con paciencia y generosidad sin importar donde cae, no la echa tacañamente.

Nuestro corazón es el terreno que puede ser bueno y entonces la Palabra da fruto pero puede ser también duro, impermeable. Puede ser pedregoso, superficial, que acoge al Señor, quiere rezar, amar y dar testimonio, pero no persevera, se cansa y no “despega” nunca. O un corazón lleno de zarzas que asfixian a las plantas buenas. Las zarzas son los vicios, los ídolos de la riqueza mundana, el vivir ansiosamente, para sí mismos, por el tener y por el poder.

Jesús nos invita hoy a mirarnos por dentro: a dar las gracias por nuestro terreno bueno y a seguir trabajando sobre los terrenos que todavía no son buenos. Preguntémonos si nuestro corazón está abierto a acoger con fe la semilla de la Palabra de Dios. Y descubramos que es posible recuperar el suelo llevando al Señor en la Confesión y en la oración nuestras piedras y nuestras zarzas para que las quite y seamos tierra buena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.