«No he venido a abolir, sino a dar plenitud» (VI Domingo del Tiempo Ordinario)

Jesús hoy nos pretende enseñar que el ser cristiano no es meramente cumplir unas normas sino que descubramos el nexo de unión: el amor. Porque las normas lo que nos tienen que ayudar es a amar de verdad, no meramente a un cumplir lo que dice, porque entonces vamos regateando con nuestra vida. Porque Dios no aplica rebajas, ni descuentos, ni regatea con nosotros; sino que se nos da totalmente. Sin medirse. Nosotros cuando nos atamos al cumplimiento de la norma, aplicamos las rebajas con Dios y con los hermanos. Hay que ir más allá, a iniciar el cumplimiento desde el interior, desde el Amor .

Es la lógica del amor que no se basa en el miedo sino en la libertad, en la caridad. Porque no basta con no matar sino con dar vida, no basta con no odiar sino con amar. Esta es la plenitud que se nos invita hoy en el Evangelio: “que no nos cansemos de amar”

Un comentario en “«No he venido a abolir, sino a dar plenitud» (VI Domingo del Tiempo Ordinario)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.