«Mirad y guardaos de toda codicia» (Domingo XVIII Tiempo Ordinario, Ciclo C)

«Mirad y guardaos de toda codicia»; es la recomendación a los apóstoles y a todos nosotros en este domingo. Que nace del enfrentamiento de dos hermanos por una herencia. Y nos refleja una realidad que produce grandes dosis de sufrimiento: La codicia. La codicia es como el agua salada, pues cuanto más se bebe más sed da.

Frente a la codicia una oración persistente, porque cuando nos encontramos con Dios,  solamente su amor nos devuelve la vida y la alegría. Hemos de morir a toda clase de codicia para resucitar a una vida nueva. Porque la vida y la alegría dependen, sobre todo, de nuestra confianza en Dios. ¡Pon fe, pon esperanza, pon amor!… Pon a Cristo en tu vida, pon tu confianza en él y no vas a quedar defraudado! Déjate amar por Jesús, es un amigo que no defrauda. Y encontrarás la vida feliz, que brota de la confianza en Dios. (cf. Papa Francisco)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *