V DOMINGO DE CUARESMA

Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: «El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra». E inclinándose otra vez, siguió escribiendo. Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos.

La mirada de Dios de éste domingo a la mujer adúltera. No es una mirada de ira ni acusadora, es la mirada del Padre, la mirada de ternura, de compasión, no de juicio, sino de amor y de salvación. Pero un perdón que exige cambio, no vale seguir con la misma actitud, hay que querer cambiar, porque sino no hay verdadero arrepentimiento: “Como Dios me perdona”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.