«Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más» (V Domingo de Cuaresma, ciclo C)

Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio. Quizá la mujer era traída a empujones o siendo arrastrada. Cuando llegaron la pusieron en medio de donde Jesús estaba enseñando, y como si se tratara de un espectáculo público, empezaron a describir los detalles de su pecado. Parecían estar disfrutando de ese momento. Que daño nos hace el dedo acusador.

La respuesta de Jesús:- «El que esté sin pecado, que le tire primera piedra». Acababa de dejarlos a solas con su conciencia y les estaba dando tiempo para que se examinasen a sí mismos. Para quitarse la máscara del juicio, del creerse mejor que los demás. Cuántas máscaras nos ponemos en ocasiones y juzgamos a los demás. Y lo que hay que descubrir es que Jesús no humilla a la mujer adúltera, no le dice: qué has hecho, cuándo lo has hecho, cómo lo has hecho y con quién lo has hecho. Le dice en cambio que se marche y que no peque más: es grande la misericordia de Dios. Que el Señor nos conceda esa misma misericordia con todos los que nos rodean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.