«Señor, ¡qué bien se está aquí!» II Domingo de Cuaresma

Es la experiencia de la Transfiguración, es la experiencia de la fe: paz, tranquilidad, descanso, valor. Ahora nos toca subir al Monte Tabor a encontrarnos con el Señor, a dejar que nuestra vida sea transfigurada por el Señor. La montaña representa el lugar de la cercanía con Dios y del encuentro íntimo con Él; el lugar de la oración, donde estar ante la presencia del Señor. E ir dejándonos hacer por el Señor, que nos vaya modelando, nos vaya transfigurando. Así no habrá desierto que pare nuestro camino hacia la Pascua.

Es una subida que nos impulsa nuevamente a bajar de la montaña e ir a la Jerusalén de cada día. Y es aquí donde tenemos que vivir esa experiencia de transfiguración. ¿Cómo?: compartiendo con los demás el tesoro del amor de Dios, de la esperanza, de la confianza, de la fe. Acompañando unos a otros en todos los momentos de nuestra vida. Animando al que está cansado, dando esperanza al desesperanzado, consolando al triste, amando al que está solo. Hoy se nos invita a subir al Monte Tabor para dejarnos transfigurar para bajar con la caridad fraterna, no perdamos esta oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.