«¿Qué os parece?» XXVI Domingo del Tiempo Ordinario, (Ciclo A)

Así comienza el Evangelio de este domingo. Donde el Señor nos invita a una reflexión sobre nuestra fe y la necesidad de la conversión, a través, de la parábola de los dos hijos. El seguimiento del Evangelio no es para perfectos, es para los que en el camino de la vida logran descubrir de qué se trata la vida verdadera, Cristo. Y no tienen miedo a «recapacitar» y volver.

La importancia de la humildad de corazón, que reconoce su error y es capaces de volver al Padre, tantas veces como sea necesario. No cerremos nuestro corazón, no sintamos que la vergüenza es mayor que el amor de Dios. Dejémonos enseñar, perdonar, creer en el Amor de Dios que hace nuevas todas las cosas.

Y no olvidemos que siempre podemos volver: “Porque si volvemos a Él de todo corazón y siendo sinceros con Él, Él volverá a nosotros y no nos ocultará su rostro” (Tobit)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.