«Podamos los miedos e injertamos la esperanza» (II Domingo de Cuaresma, ciclo b)

Seguimos en este tiempo de Cuaresma, hoy se nos invita a podar el miedo e injertar la esperanza. Y para ello tenemos la oportunidad de tener la misma experiencia de la transfiguración que tuvieron Pedro, Santiago y Juan.  

Jesús se lleva al monte Tabor tres de sus apóstoles, porque el anuncio de la pasión sumergió a los discípulos en una profunda crisis: el miedo se instala. La Transfiguración del Señor nos ofrece un mensaje de esperanza . Subimos al encuentro con Él para dejar nuestros miedos y llenarnos de esperanza. Es poner a Dios en el centro y no nuestros miedos. «Este es mi Hijo amado; escuchadlo.»: aprender a escuchar la palabra de Dios, que resuene en nuestra vida. Porque si lo que nos resuena es el miedo nos va bloqueando y nos va apagando. Pero cuando resuena el Señor, la paz, la serenidad poco a poco se va instalando en nuestra vida. Y nos vamos llenando de esperanza.

Un llenarnos de esperanza, para después bajar del monte con ojos y corazón transfigurados por el encuentro con el Señor. «Bajar del monte», cargados con la fuerza del Espíritu. Transformados por la presencia de Cristo y del ardor de su palabra, sabremos estar en el mundo como Dios quiere, sabremos estar amando donde falta el amor, sabremos estar poniendo misericordia donde hay rencor; sabremos estar poniendo luz donde hay oscuridad. En definitiva, sabremos estar poniendo esperanza donde hay miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.