«No temas; basta que tengas fe.» (XIII Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B)

Nos encontramos con dos milagros este domingo que arrancan desde la fe, desde una oración y en un momento determinado, de dificultad, necesitan de esa fe.

Primer milagro, aquella mujer que lo había gastado todo, ya casi sin fuerzas, se acerca a Jesús con fe, pero no es fácil, hay obstáculos que se presentan en su camino. Su fe le dio las fuerzas necesarias para lograr abrirse paso entre la gente y llegar hasta Jesús. En nuestra vida le pedimos algo al Señor, pero se nos presentan dificultades y parece que Dios se olvida de nosotros, que no nos tiene en cuenta. Es el momento de la fe, de la confianza. Hoy acerquémonos a Cristo para que sane todo lo que desangra nuestro corazón, lo que nos debilita, lo que poco a poco va apagando la vida, nos va cansando. Para acercarnos a Él y dejar que nos cure, que sane esas hemorragias de nuestra vida.

Y desde ahí nace el segundo milagro la resurrección de la hija de Jairo, también la fe, en el camino, la peor noticia, (“Para qué molestar”: para que rezar, para que luchar, esforzarse, ya no hay nada más que se pueda hacer,…) y de nuevo la fe

Es el momento de escuchar: No desesperes, no dejes que el corazón se paralice, se endurezca. El Señor te dice: «Yo te digo: ¡Levántate!». Ve. ¡Levántate, valor, levántate!». Y Jesús vuelve a dar la vida a la muchacha y vuelve a dar la vida a la mujer sanada: vida y fe a las dos. Una fe verdadera es una fe que da la vida. Esta es la fe que en este día venimos a pedirle al Señor, esa confianza, que cure todo aquello que me desangra y que me coge de la mano para decirme levántate no te quedes en la mediocridad, en la queja, en el enfado, ve y camina amando y llevando el reino de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.