«JESUCRISTO HA RESUCITADO» DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Aquellas mujeres iban a la tumba a ungir al Señor. Se encontraron el sepulcro vacío, porque: “Ha resucitado”. Y eso supone:

“Empezar de nuevo”. A pesar de este fracaso, el Señor resucitado se presenta les dice: “Volvamos a comenzar desde donde habíamos empezado. Empecemos de nuevo. Existe una vida nueva que Dios es capaz de reiniciar en nosotros más allá de todos nuestros fracasos. Incluso de los escombros de nuestro corazón Dios puede construir una obra de arte. Dios prepara una nueva historia. Una esperanza que renace.

Nos lleva a recorrer nuevos caminos. Es moverse en la dirección opuesta al sepulcro. Las mujeres buscaban a Jesús en la tumba, es decir, iban a hacer memoria de lo que habían vivido con Él y que ahora habían perdido para siempre. Van a refugiarse en su tristeza. Hoy el Señor nos invita a dejarnos sorprender. Vayamos al encuentro del Resucitado para descubrir que Dios no puede ser depositado entre los recuerdos, sino que está vivo, no deja nunca de asombrarnos.

Vivir como resucitados en la cotidianidad, sabiendo que Él va primero. Podemos encontrar a Cristo resucitado en los rostros de nuestros hermanos, en el entusiasmo de los que sueñan y en la resignación de los que están desanimados, en las sonrisas de los que se alegran y en las lágrimas de los que sufren. Reconozcámoslo en la vida de todos los días. Porque, sabes, el Señor te precede siempre, camina siempre delante de ti. Y, con Él, siempre la vida comienza de nuevo. “¡No tengas miedo, resucitó!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.