«Atesora para Dios» XVIII Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

Si abriéramos el cofre de nuestra vida, qué nos encontraríamos. Y esta es la pregunta que en este domingo nos podemos hacer. Y es la reflexión de Jesús ante la pregunta de un reparto de herencias. Nos recuerda que hay algo que podemos llevar con nosotros, que nos sigue a todas partes, también después de la muerte: no son los bienes , sino las obras; no lo que hemos tenido, sino lo que hemos hecho. Lo más importante de la vida no es por lo tanto tener bienes, sino hacer el bien. El bien poseído se queda aquí abajo; el bien hecho lo llevamos con nosotros.

La verdadera riqueza es el amor de Dios, compartido con los hermanos. Ese amor que viene de Dios y hace que lo compartamos y nos ayudamos entre nosotros. Quién experimenta esto no teme a la muerte, y recibe la paz del corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.