«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» IV Domingo de Adviento

Hoy en este último domingo de Adviento se nos invita a mirar a nuestra Madre. Fijemos la mirada sobre esta sencilla muchacha de Nazaret y veamos dos actitudes que nos ayudan a preparar el Nacimiento del Señor:

  • Ante todo, su fe, que consiste en escuchar la Palabra de Dios para abandonarse a esta Palabra con plena disponibilidad de mente y de corazón. En su “sí” lleno de fe, María no sabe por cuáles caminos deberá aventurarse, cuáles dolores deberá padecer, cuáles riesgos afrontar. Pero es consciente que es el Señor quien pide y ella se fía totalmente de Él, se abandona a su amor. Ésta es la fe de María.
  • María nos enseña a comprender el momento en que Jesús pasa por nuestra vida y pide una respuesta rápida y generosa. Cuántas veces Jesús pasa por nuestra vida. Y cuántas veces no nos damos cuenta, porque estamos tan ocupados e inmersos en nuestros pensamientos, en nuestros asuntos. Un santo decía: “Tengo temor de que el Señor pase”. ¿Saben por qué tenía temor? Temor de no darse cuenta y dejarlo pasar. “El Dios que sale a abrazarnos”

Que este último domingo descubramos a Dios que pasa, que viene a nacer y se encuentre con nuestro Sí, sabiendo que es un Dios que lo he dejado todo (gloria: felicidad, ángeles) para que nosotros alcancemos esa felicidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.