«¡Poneos en camino!» XIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (CICLO C, 2022)

Es recordarnos nuestra misión de discípulo. Y es que en él se nos muestran los pasos a seguir para poder verdaderamente ser fieles testigos de lo que hemos visto y oído de boca del Señor.

La primera: los envío acompañados. Es ir y sentirse Iglesia, todos unidos. No estamos solos en esta misión que Dios nos ha encomendado.

La segunda: corderos en medio de lobos. No es sencilla la tarea de evangelizar, de anunciar la fe. Hay muchos obstáculos. Nuestra reacción el Evangelio en el amor y en la misericordia.

La tercera: portadores de paz. El verdadero testigo se reconoce por la paz que lleva dentro de él, la misma paz que quiere comunicar.

La cuarta: nuestra fuerza es el Señor. Acompañados por la fuerza del Señor, llegamos a cualquier lugar. Es hacerlo todo en el nombre del Señor.

Y es entonces cuando descubrimos la alegría de nuestros nombres inscritos en el cielo. Vayamos al mundo a ser discípulos, como familia/Iglesia, llenos del evangelio de la verdad del amor de Dios que lleva la paz a todos los lugares, sabiendo que todo al final depende de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.