III DOMINGO DE CUARESMA

«Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera» (…) «Señor, déjala todavía este año y mientras tanto yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto en adelante. Si no, la puedes cortar»

Seguimos en este tiempo de Cuaresma, como camino de Santidad, hoy el Señor nos invita a la conversión en la paciencia y mansedumbre. Convertirse es volver el corazón a Dios, es descubrir que muchas veces sin querer nos vamos alejando de Dios, poco a poco y necesitamos que nuestro corazón se vuelva a Dios, redescubrir la mirada de Dios, que no nos condena, sino que nos mira con ternura y sufre cuando ve que nos alejamos de la verdadera paz. Desde una paciencia y mansedumbre infinita la que Dios tiene con nosotros, no desaprovechemos esta oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.