«¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!». Domingo XIX Tiempo Ordinario

Después de la multiplicación de los panes, del domingo pasado, vemos como Jesús quiere recordar a los discípulos y a todos nosotros que no podemos caer en la tentación del triunfalismo, por eso los invita a embarcar e irse a la otra orilla. El cristiano siempre está dispuesto a embarcar, porque la misión conlleva disponibilidad a entregarse allí donde haga falta.

Y en aquella barca el viento arrecia, es de noche, son momentos difíciles, pero en medio de esa realidad se hace presente el Señor y les dice: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!». Jesucristo no es espectador de nuestra vida, no se ha quedado en la orilla, para ver si lo pasamos mal o bien. En las tempestades de la vida cristiana no estamos solos. Dios no nos abandona aun cuando aparentemente parezca que está ausente o no hace nada. Nos tiende la mano como a Pedro en aquel momento, de miedo y de angustia.

¿Por qué Pedro empieza a hundirse?, porque ha dejado de mirar a Cristo, al Señor. Ha sentido el viento (la dificultad), ve que las olas se empiezan otra vez a agitar (cruces), y en vez de alzar la mirada al Señor, ha mirado para abajo y en ese momento surge el miedo.

Embarquémonos hoy una vez más en esta navegación fascinante de llevar el Reino de Dios, con un espíritu orante, que nos lleva a tener siempre la mirada puesta en Dios, para que dejándole embarcar en nuestra vida nunca perdamos la paz y la alegría de ser reflejo de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.