¡Alegraos, conmigo! (DOMINGO XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO C)

Hoy la liturgia nos regala el tríptico de la misericordia de Lucas: La oveja perdida, el dracma perdido y el Padre misericordioso. Muchísimas reflexiones podíamos sacar hoy de estos textos, pero me gustaría que nos centráramos en una pregunta: ¿Cuál es mi idea de Dios?

La idea de Dios es para darnos cuenta que ambos hijos han tenido al final el mismo pecado, que es una idea mediocre, pobre del amor de Dios, de la misericordia de Dios. Cada uno a su manera, han cometi­do el mismo pecado. Uno y otro tienen una idea mediocre del amor de su padre. Una idea tan pequeña de su corazón, que pudiera pensar que a sus ojos había un pecado imperdonable. Pidámosle al Señor, que cada nos dejemos abrazar por la misericordia de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *